Kiko Arguello

Es autor de canciones tan conocidas como Hacia ti, morada santa o Resucitó. Empezó su andadura musical en los años sesenta y se afianzó en los setenta cuando miles de personas ya cantaban esas y otras canciones. Sus composiciones se centran fundamentalmente en la fuerza de la palabra y mantiene desde sus comienzos una marcada línea acústica, al estilo de los cantores del pueblo que surgieron en aquellos años. Kiko Argüello tiene la capacidad de emocionar y hacer participar a miles de personas con su sola guitarra y voz, algo que está en la raíz de su éxito como cantautor. Otro elemento característico es su capacidad de hacer participar del canto. Compone para la asamblea, manteniendo en todos los casos, el esquema de amplias estrofas proclamadas por un solista y estribillos sencillos para coro y asamblea. Creador multifacético, Kiko Argüello ha desarrollado también otras artes como la arquitectura y la pintura, con obras que pueden contemplarse en diversos países del mundo y entre las que destacan las pinturas y vidrieras de la Catedral de Santa María la Real de la Almudena en Madrid. Al igual que en la pintura, en la que toma como modelos los iconos bizantinos, en lo que a la evolución musical se refiere, en estos años ha ido haciendo propios distintos elementos orientales, tanto en las frases y cadencias como en los arreglos e instrumentación, con una marcada influencia de la tradición judía, y se ha centrado en la musicalización de los textos bíblicos, himnos litúrgicos y oraciones de la tradición de la Iglesia.

Discografía

Kiko Argüello es el autor de algunos discos que la editorial PAX lanzó a la venta entre los años 60 y 70. Entre ellos, Resucitó, cantos al Misterio Pascual,  Cantos para las comunidades cristianas; Cantos comunitarios eucarísticos o Abba Padre. Tras muchos años, en 1992 grabó María, Piccola María en lengua italiana y que publicó San Paolo (Italia)en casete. En 2009, el disco se ha reeditado en CD y continúa vendiéndose con enorme éxito.

 

Biografía de Kiko Argüello

Francisco Argüello nace en León el día 9 de Enero de 1939. Estudia Bellas Artes en la Academia de S. Fernando de Madrid recibiendo el título de profesor de pintura y diseño. En 1959 consigue un Premio Nacional Extraordinario de Pintura. Después de una profunda crisis existencial, se produce en él una seria conversión que le lleva a dedicar su vida a Cristo Jesús y a la Iglesia.

Convencido de que Cristo está presente en el sufrimiento de los últimos de la tierra y siguiendo la huella del P.Charles de Foucauld, en 1964 abandona la pintura y el arte sacro, para vivir entre los más pobres, marchándose a una barraca de tablas de Palomeras Altas, en la periferia de Madrid, donde conoce a la otra iniciadora del Camino Neocatecumenal, Carmen Hernández.

Impulsados por el ambiente de los pobres se vieron forzados a encontrar una forma de predicación, una síntesis kerigmático-catequética, que dio lugar a la formación de una pequeña comunidad cristiana. Esta comunidad, en la que se hace visible el amor de Cristo crucificado, se convierte en una “semilla” que, gracias al entonces Arzobispo de Madrid, Mons. Casimiro Morcillo, es plantada en las parroquias de Madrid y más tarde de Roma y de otras naciones.

En contacto con las parroquias de ambientes culturales diversos se perfila, poco a poco, un camino de iniciación cristiana para adultos que descubre y recupera la riqueza del Bautismo que nace en medio de la renovación suscitada por el Concilio Vaticano II. Este Neocatecumenado  aparece como “un itinerario de formación católica, válido para la sociedad y para el tiempo actual” (Juan Pablo II, Carta de reconocimiento de 1990 y aprobación del Estatuto del Camino Neocatecumenal, 29 de junio 2002, art.1).

En mayo de 2008 la Santa Sede aprueba el Estatuto definitivo del Camino Neocatecumenal.

Kiko Argüello es, junto a Carmen Hernández y el P. Mario Pezzi, el responsable internacional de esta realidad eclesial de la Iglesia.

 

Faceta musical de Kiko Argüello

Kiko Argüello se ha visto obligado por las circunstancias a desarrollar para el Camino Neocatecumenal una faceta musical. Desde que fuera a las barracas de Palomeras Altas con una Biblia y una guitarra, ha compuesto numerosos cantos que se compilan en el llamado RESUCITÓ, cantos para las comunidades neocatecumenales. El mismo Kiko afirma que “en el Camino Neocatecumenal, vemos aparecer hoy un servicio humilde y esencial cual es el del cantor. Él, en este itinerario de educación de la fe, tiene la misión de ayudar a crear la comunidad litúrgica o, mejor, de recrearla; de convertir tantas veces una pluralidad en una unidad de culto: "A una sola voz, con un sólo corazón y con una sola alma". Culto espiritual que se expresa en la acción litúrgica de la comunidad: fuente constante, en nuestro caminar histórico, de lo más profundamente inocente: el sentimiento de nuestra maldad iluminado por lo inefable del amor de Alguien que nos ama así, que nos ama aunque hayamos sido sus enemigos; fuente de la conversión, fuente de la fe”.

Algunos de estos cantos se hacen en la actualidad en numerosas parroquias de todo el mundo y han sido cantados en muchas ocasiones en presencia de distintos Papas. Para los numerosos cantos ha ideado acompañamientos musicales utilizando un gran número de instrumentos.

2010 © San Pablo Multimedia