El pan que compartimos

El pan que compartimos en esta Eucaristía

es signo permanente de amor y de unidad.

En él se nos ofrece en forma de comida

aquel con su muerte nos devolvió la vida

y nos dio la libertad.

 

Unidos como hermanos, formando un solo cuerpo,

con gozo celebremos la Pascua del Señor.

Él es para nosotros el pan que da la vida,

la víctima elegida que derramó su sangre

por nuestra salvación.

 

Que suene eternamente un canto de alabanza,

que todas las naciones conozcan su bondad,

que sea proclamado por todas las edades,

que no tiene medida ni su misericordia,

ni su fidelidad.

2008 © San Pablo Comunicación SSP